Grandes Exitos

Posted in General by Alfredo on 28 junio, 2013

Nuevos días. Sigo enfermo y debo hacerme exámenes y visitar médicos… con todo el dinero que gasto en médico tendría muchas cosas y viajaría por todas partes. Pero debo destinarlo a mis males. La vida es cruel e irónica: no queda más que aceptar lo que viene. No entrare a detallar mis males porque no terminaría nunca y debo dejar de escribir aunque escribo poco, como si ya no tuviera mucho que decir y puede ser… no descarto esa posibilidad como sí a determinada edad nos quedáramos atrapados en un loop infinito. Así debe ser o eso debe ser lo que pasa.

El mundo se convulsiona con las próximas elecciones. Se polariza un poco el país y a mi me molestan los opositores. No me gusta la crítica sin fundamento pero acepto que la política es un dogma. Gusta y punto. A mi a veces me aburre.

Un sujeto escribió una columna. Se quejaba de la indiferencia frente a la pobreza, como basé de las manifestaciones y protestas. Nada que no supiéramos… y desconfíe. Es ego. Eso busca: reconocimiento , que escriban de el. Pero no hay aporte, solamente diagnóstico (somos especialistas en dg aquí) y ninguna solución solo un pataleo detrás de un pc. Y escrito en coloquial, lo que más me molestó. Creo que los escritos deben ser formales. No aburridos, pueden ir en primera persona, pero sin los modismos. Se quiere comunicar.

Es un puto falso.

Anuncios

Evangelio

Posted in absurdo, ficciones, humor, relato by Alfredo on 18 junio, 2013

El acto es el mismo. No sabe que busca pero habla y habla. Ella solo responde monosílabos. Saben que la invitación está en el ambiente pero ninguno se atreve a pronunciarla. Ella porque no le interesa; el porque no quiere escuchar la negativa. Y así dan vueltas, hablando, construyendo frases como sí fuera un concurso, hasta que uno de los dos ya no pueda combinar más palabras. Vendrá un silencio y dejarán de verse. De seguro el la recordara por un tiempo prolongado, hasta que la idea sea reemplazada por otra cosa. Ella, caminara por los cerros, andará en bicicleta y se juntará con amigas a embriagarse unas horas y ver a los amigos ausentes.

El, mucho antes, tenía unas manos ajenas entre sus manos. Entre comentarios ajenos a los gestos, surge la frase “yo se para dónde va esto”. El no entendió y se fue.

Evitar es el mejor técnica de estar a salvo pero trae un problema. Es que te quedas sólo. Después te das cuenta y quieres culpar y empezar de nuevo. No se puede: miras a quien te acompaña y prefieres que todo siga igual. Quien se hace cargo de ti? Nadie, por supuesto. Imaginas tus días futuros, con esa vejez incipiente que aparece en detalles mínimos. O siempre la tuviste. Yo creo que siempre la tuviste. Por eso nunca pudiste ser feliz, así tuvieras y tuviste a todas las mujeres, las drogas,el alcohol, los tratamientos. Siempre fuiste viejo, de niño. Y por eso estas pensando en lo que tratas de no hacer. Se qué culpas a tus padres y a alguna maldita puta que no siguió con el juego.

(…)

Pásaste el límite. Ya intentaste matarte una ves. Ahí se pierde todo… le contaste a tu doctor y a una persona. Se qué no te entendieron. Mátate hoy. Hazlo. Intentarlo, se que quieres. Que no te atreves… Bueno, es tu opción. Y piensas en que no debes buscarla más. No llega porque no existe.

Felices solo los que nacen jóvenes.

A %d blogueros les gusta esto: