Grandes Exitos

Los números de 2013

Posted in General by Alfredo on 31 diciembre, 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 5.500 veces en 2013. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 5 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

31 de diciembre de 2013

Posted in bitacora de vida by Alfredo on 31 diciembre, 2013

hay que hacer el recuento. el mio no es dificil: este año fue una mierda. completo, no tuvo un segundo de respiro. fue una completa desgracia. si les enumerara toda la mierda, creerian que invento. fue una mierda.

lo triste es que el proximo sera peor. alguna vez hice un recuento donde todo me habia salido bien. la vida me cobró este año.

es todo cuanto tengo que informar.

When You Criticize Someone, You Make It Harder for that Person to Change

Posted in General by Harvard Business Review on 28 diciembre, 2013

Posted in General by Alfredo on 21 diciembre, 2013

es que no sé poner cara de malo…

todos somos todos

Posted in absurdo, contingencia, crap by Alfredo on 20 diciembre, 2013

es complejo ser explicito. todo esta a la vista de todos, pero necesitamos muchas veces un espacio de irrealidad, como el que dan estas lineas. sean leidas o no, no se trata de madurar sino de imposibles. estamos obligados y cuando las cosas fallan no se puede obtener ayuda de ninguna parete y tenemos que pensar, aunque el pensar no ayuda en nada porque son las acciones lo que todos esperan, los resultados, lo tangible y nos cansamos de intentar y no lograr lo que se nos exige, porque desde que nacemos estamos bajo diversas exigencias, solicitudes, obligaciones, deber ser… no hay salida. hay que adaptarse. y algunos no logran soportarlo, mas en estados de soledad donde nadie entiende, donde nadie escucha a nadie, donde nadie le importa a nadie.

si en nosotros estuviera, sé que arreglariamos las cosas de otra forma, pero no se puede retroceder el tiempo. las decisiones ya fueron tomadas y sabemos (cuando estamos en estos casos) que los resultados no seran positivos porque nunca los han sido, somos del grupo que nacio bajo la mala suerte, los malos designios, las malas estrellas, como si en algun momento algo o alguien hubiese pensado en entregarnos una especie de tortura eterna. solo nos queda -tu lo sabes bien- desarrollar la paciencia.

y si se acaba la paciencia?

no tenemos a donde ir. no podemos abandonar estos lugares. no se puede. nos tocó asi la vida o elegimos tan mal que terminamos en este punto? sabemos que no existe la predeterminacion. ustedes, al igual que muchos, suelen agotarse. el cansancio que dan los dias, los años, las malas decisiones, la vida, la mala suerte, las malas juntas, los pesimos entornos. sé que intentan, sé que lo intentan tanto como cualquiera de nosotros, pero no se cansan?

a veces me gustaria ser mas valiente.

sigamos?

Posted in anecdotas, reflexion by Alfredo on 19 diciembre, 2013

en unas horas debo repetir lo de siempre. es lo mis: ir, responder, escuchar, volver. lo de siempre: y encontrarme con alguna sorpresa, una mirada extraña, un gesto que delata el desagrado y tal vez lo opuesto. tal vez una sonrisa de agrado y una buena conversacion. las preguntas simepre son las mismas, siempre el mismo discurso que ya algunos lo tienen memorizado. sabemos que responder, como mentir e intentar agradar. es casi rutinario; lo molesto son los resultado, el producto de la interaccion. muchas veces se dilata hasta un infinito. otras, se obtiene pronta respuesta, negativa o positiva. pero, en el fondo, es el mismo juego aburrido.

hay que ir porque es una responsabilidad adquirida. las primeras veces tienes miedo, se nota en el temblor de las manos, en el titubeo de las frases, en la mirada que se desvia intentando buscar la respuesta y evadir la otra mirada. las frases hechas, las imágenes y lugares comunes. de la extensión a veces creemos saber el resultado, pero nunca se sabe. aunque -con el tiempo- ya intuyo en la primera mirada como sera todo. hay que seguir intentando hasta que algo resulte porque asi son las obligaciones existenciales. no es que no quiera, es de DEBE ser. y es ahi donde ingresan todos los cuestionamientos. la desesperanza, la disminucion de la motivacion. pero cumplimos, como no, es algo que parece estar escrito desde los primeros tiempos, desde la primera fabula. y como no es seguido, cualquier llamado en una forma de posibilidad.

veremos que es lo que pasa.

Andrea

Posted in ficciones, relato by Alfredo on 9 diciembre, 2013

Mujer-viendo-TV2

supongamos que por una extraña razon, alejada al entendimiento humano y a las extrañas ciencias antiguas, que podemos tener conocimiento de Andrea. Ella, al igual que nosotros, gusta de observar. Observa mucho pero no a las personas o al ambiente que la rodea, sino a la television. Sí, pasa muchas horas viendo TV en busqueda de un programa que transmiten algunos dias. a veces lo ve, otros no puede.

con ese programa Andrea supo que tenia envidia. Ese programa lo conducia una periodista llamada Andrea tambien, y que, cuando lo supo, generó un estado de perturbacion inexplicable para Andrea, tanto que tuvo que ponerse de pie y correr a vomitar al baño de su departamento. Nunca olvidó ese vomito: la nausea se instaló casi tan rapido como el reflejo y el sudor pobló su frente (su amplia frente), junto con una sensacion de mareo y el correr al baño, buscar algun lugar y devolver el almuerzo que habia sido de su agrado. eso le molestó e hizo que no olvidara ese dia. lo de la envidia vino despues, con el paso del tiempo, las preguntas, las noches sin dormir, las tardes desocupada, los fines de semana alcoholizados, los domingo de resaca interminable, los lunes de levantarse tarde, ir al banco, volver, desayunar, pensar, tratar de leer y no poder, encender el computador y buscar ese nombre que nunca aparecia, de mirar el telefono que nunca sonaba, de pensar y seguir pensando en las razones del por qué Andrea tiene ese programa y le regalan pases para conciertos y ella tiene que verla; verla hacer lo mismo cada dia y levantarse (otra vez) a mirarse en el espejo y pensar que posee el mismo atractivo pero algo falla, pero algo inexplicable hace que ella mantenga su situacion de ocio-rutina-pensamiento.

estaba sin trabajo hace mas de 3 meses. por eleccion propia: se cansaba de algunas situaciones y vivia gracias a la mantencion mensual de sus padres, que no gustaban que ella trabajase. tenian miedo, en el fondo. Y Andrea lo sabia, porque esos estados inexplicables que no podia controlar los conocia toda su familia y uno que otro amigo, que terminaba huyendo cada vez que ella se sentia cansada, alegre y empezaba con su crisis. “tengo una crisis para ti“, le decia a cada potencial pareja despues de un tiempo y éstos no sopòrtaban ver aquella extraña transformacion, como si estuviesen frente a un horror indescriptible, frente a una revelacion que no debian comentar porque parecia ser un secreto guardado por cientos de años, como se debia sentir algun alquimista de haber logrado la piedra filosofal. Como eso nunca ocurrio, era dificil para ellos describir el terror, las miradas, el temblor, la paralisis y ella acercandose, ella hablando, y ellos paralizados tratando de hacer como si nada pasaba, para despedirse y no volver mas.

Andrea, la de la TV, aparecia cada semana con una sonrisa impecable, un vestido maravilloso y unos parajes impresionantes. Todo era perfecto para la Andrea de la television, mientras que para la Andrea de la vida real todo era tranquilo pero monotono algunas tardes. las noches las podia soportar, pero las tardes eran una tortura inefable, hasta el vomito que originaba el programa. “sí, la envidio a la muy puta” y pensaba en por que pensaba como hombre. No se encontraba muy femenina, mas bien masculina, y lo hacia notar, lo preguntaba y todos quienes momentaneamente al rodeaban parecian acordar con ella y se sentia bien. luego lo de siempre, hasta la crisis, que a veces eran ciclicas y otras aparecian de la nada, sin estimulo aparente. lo que le sorprendia a Andrea era que nunca habia matado a nadie, y se preguntaba (solo algunas veces) que se sentiría matar a alguien. Pensaba en matar a Andrea -la que aparecia en TV- pero despues pensaba en que sería una estupidez, ya que no podia controlar la aparicion de la crisis. era como un boleto de loteria, como una especie de ruleta, como una moneda lanzada al aire, pero con mas probabilidades.

y asi pasaba otra semana viendo el programa de la periodista Andrea. Reconoció una envidia y tambien la nula posibilidad de revertir el estado de las cosas. no podia hacer nada por cambiar su suerte y su estado: era sabido que para ingresar a la TV habia que tener suerte, contactos o ser definitivamente una puta. eso pensaba ella y carecia de las tres. por lo tanto, se le ocurrio grabar sus crisis y publicarlas por internet. seria una especie de show morboso para gente morbosa. habló con sus padres, consiguio el dinero para comprar los utencilios que necesitaba: camaras, tripodes, luces, un mejor computador, discos duros. Ella tenia el conocimiento para hacer esas cosas. tenia sí un solo problema, que no seria difícil de solucionar.

luego de generar el circuito e instalar camaras por todas las habitaciones y lugares, se sentó a esperar. escribió en un cuaderno todas las posibles causas que podrian generar una crisis. escribía todo el dia y noche; dormia muy poco sofocada tambien por las luces instaladas, por los cables que cruzaban las habitaciones, y se paseaba con cuidado intentando buscar el punto de inicio. Ya no salía, pedía la comida, el alcohol por teléfono y comenzó a alejarse de sus amigos (los pocos que quedaban). hablaba con sus padres a diario -para que no se preocuparan- mientras esperaba algo, ese algo. en las noches todo el departamento estaba iluminado. en las tardes todas las luces y focos estaban encendidos. ella se sentaba en el suelo, en un rincón, en la cama, esperando por la crisis. “tiene que aparecer”, pensaba. gritaba. se golpeaba la cabeza contra las paredes. Nada. seguia esperando. encendía la TV esperando el programa (por ultimo un vomito, pensaba). Nada. todo seguía igual. El programa apareció un par de veces. Nada. dejó de bañarse, de vestirse, de limpiar.

las cámaras seguían grabando.

Natalia.

Posted in ficciones, relato by Alfredo on 6 diciembre, 2013

1000-pound-bend-3_RESIZED_jpg_643x450_crop_upscale_q85

imaginemos por un momento que las cosas suceden. nada es como habiamos imaginado, pero supongamos que en algun viaje a esa ciudad las cosas pasaran como queremos, que las gentes tienen el don de gente y no existieran los prejuicios, para recordar que nos conociamos de hace muchos años, por la cercania que ofrece una pantalla, que puede unir lo inexistente, excepto cuando se necesita.

llegar a la capital del pais quizas no fue tu deseo primario, pero sabias -eso lo imaginamos- que estarias obligada aunque la separacion de tus padres hizo mas facil ya que el ocio de tu madre necesitaba que te usentaras. y la compra del departamento no fue dificil: te visoitaria un par de veces para saber como estabas y estarias feliz. sola en un principio, caminando, conociendo, postulando, hasta que te aceptaran y fuiste feliz. se terminarian los viernes encerrada en el departamento buscando cosas raras en la net para compartir con tus amigos que estaban lejos, hasta que llegaron los nuevos amigos, de la misma disciplina, aunque pegada a tu pueblo y sintiendote tambien parte de la nueva ciudad.

fue ahi cuando se produjo el cambio: dejaste de soñar y descubriste la realidad. y te gustó mas la realidad, es tangencial, tangible, y produce alegrias con esa campañia de los mensajes de telefono y las cervezas de los fines de semana en tu departamento vacio. aprendiste que al ser aceptada podias ser tan vulgar y extraña a la vez, sacandote fotos y mezclar tu candidez adolescente con la nueva tu que aparecia, esa que le gusta la realidad. eso podemos imaginar de lo que pasa, con tu forma especial de hablar y las cosas que me gustaria (nos gustaria) saber de ti y de mi (de nosotros). como cuando te compraste la bicicleta. dejaste de ser la niña que paseaba por su ciudad a transformarte en el estandarte de la realidad: cada dia menos en la net y mas pedaleando por tu comuna hacia la oficina en las que estan tus compañeros y amigos.

suponemos que te volviste alegre. ganaste aceptacion y perdiste lo que alguna vez fuiste. suponemos que estas ocupada, llegas cansada ya a encender el computador y ver algo de TV, que es lo que te queda de los viejos tiempos. al lado tu nuevo telefono sonando con los innumerables mensajes que te llegan, para comentar cualquier cosa. sabes que en el fondo te quieren. sabes que eres aceptada y puedes ser comun y diferente y que tu personalidad llama la atencion, como la suma de todos los que conociste y absorbiste. una especie de canibalismo intelectual. al final de los dias estas contenta. sabias (eso lo suponemos) que iba a llegar el dia en que se reunieran a alcoholizarse y se mezclarian todos, sin sexo eso sí, por eso al dia siguiente te miraste los labios secos, tus dientes grandes, tus ojos grandes, tu pelo oscuro que te gustaria tener de varios colores; y pensarás que para tus años tienes todo lo que quieres.

te sorprendio descubrir lo facil que es hacer que algun sujeto tenga ganas de besarte. sabes que son tus ganas, pero parecen que ellos quieren, porque asi debia ser. equilibras tus ganas de follar con enredos de abrazos y pintura corrida con aliento a alcohol de vez en cuando. ya nada importa, el afecto esta en tu tierra natal, las ganas cada vez que tu quieras. suponemos que en trabajar, festejar, besar, excitarte se te va la vida. ya olvidaste la soledad grata en la que creias que te gustaba estar. borraste todo eso y los nuevos no lo conocen. son todos felices dibujando, imaginando, discutiendo, planificando, irreverenciando…

algunos viajan. imaginan contactarte. conocerte. hablar. reir. compartir un cigarro. él quiere verte de noche para embriagarse; tu no lo supones y sonries, vestida como imaginas que le gustaria. el se para del cafe. va al baño a respirar nervioso, llega, se sienta, te mira a los ojos. tu hablas y cuentas y preguntas, miras la hora en tu telefono, te acomodas las flores y te vas. dices que tienes que irte. él prefiere quedarse un momento. no te importa, sales del lugar y el no mira cuando te alejas. sigue imaginando que pudo ser distinto. pensaba que podian caminar fumando, pero te ibas.

y eso era todo?

sabiamos que te aburririas. porque siempre pasa lo mismo.

tu telefono suena.

vuelves es a tu vida.

A %d blogueros les gusta esto: