Grandes Exitos

Posted in General by Alfredo on 18 noviembre, 2015

La gente pasa por nuestras vidas por distintos periodos e intensidad. Sin entender, muchas veces se dan algunas dinámicas, algunos relacionamientos gratos. A veces nos sorprendemos. Es inexplicable y por eso más atrayente: pensar en cómo ocurren las cosas y analizarlas y 
Las desgracias. Nunca había conocido tanta gente con tanto problema. Y tan jóvenes. Y con tanta miseria en sus espaldas, en sus vidas, en su cotidiano: embarazos, falta de dinero, madres enfermas… Ver cómo viven tranquilos, intentando llevar la existencia como si nada ocurriera… Hasta que alguien se quiebra. No pensé que podía pasar, pero alguien no soporto más. No pudo con la vida: muchos problemas que no dejaban estudiar, que impedían desarrollar una vida normal. Yo miraba desde lejos, con una pequeña esperanza. No tengo fe para mis cosas, pero sí para el resto. Procesos inexplicables. Sucede con los observadores. 

Dejar todo. Pensar y no logro imaginar la pena de tomar ciertas desiciones que deben realizarse porque nadie fue capaz de ayudar antes. Cargar la responsabilidad de cuidar, de organizar. Es injusto. No todo el mundo tiene primaveras. No dejo de sorprenderme. Esta vez no son mis pacientes. Esta vez fue uno más de las que caminaban ir ahí. Qué tenían que ir. 

A diferencia del otro, que será despedido con una celebración; esta se va con tristeza e imagino impotencia. Las obligaciones y falta de apoyo pasan la cuenta. No tiene culpa pero a nadie le importa. No me extrañaría verla llorando por algún lugar de la ciudad junto a su novio. No me extrañaría no saber nada de los cuatro que me acompañaron este semestre. Se perderán, serán un recuerdo más que se diluye. Una autopista al sur de Cortázar. Y olvido. Siempre olvido. “Nada se mantiene”, le decía al sujeto. Que no se forman vínculos. Se por que lo hago, aunque no le cuento. La distancia es lo más sano. 

Ella se perderá entre tanto problema familiar. Espero logre seguir con sus planes. Todo culpa de los padres. El, esperando el resultado de sus gestiones… Y tratar de trabajar. 

Todos se van. Con sus tragedias. Superarán espero. Qué estén todos bien, espero. 

Es mejor no meterse. Por eso, la distancia. Observar. Y ver desde la distancia (que siempre se puede) el como pasa el tiempo y las vidas. Hay quien es optimista. Los caminos siempre se bifurcan y no sé si esta vez aprendí algo. Creo que no. 

Al final del día todo es como “la autopista al sur”, de Cortázar. 

Saludos pigs

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: