Grandes Exitos

Por la gente que ya no está. 

Posted in General by Alfredo on 18 diciembre, 2015

Hoy descubrí que mi división se perdió. Alguien llega y me muestra un logotipo y me emocione: por un minuto perdí mi neutralidad y pase a ser persona. No es malo. Me deja claro la labilidad emocional que pasó. No sé por qué. Extraño cosas, la vida pierde sentido o estoy más consciente de que la muérte anda cerca. Pero es mentira, en el fondo yo sé que me pasa. No me acostumbro (para variar) a los nuevos acontecimientos. 

Lo demás va bien. Este año logre una estabilidad envidiable. Puedo ver las cosas desde una óptica desconocida y sincera. Ya no tenemos que engañarnos pensando en que hay que ser optimistas. Ahora lo creo. No del todo, pero con el paso de los años me doy cuenta cómo voy aprendiendo. Adaptación. 

Debe ser el final del año. Veo caras de cansancio a mi alrededor y sé que todos ya no dan más. Es normal, me cuentan. No cambio el sinsentido. Se de alguna forma que el trabajo es alienante. No estaremos conformes, pero hay que encajar. 

Siempre es lo mismo. Al decidir. Y nos arrepentimos. Una parte de nosotros quiere volver y hacer las cosas diferente. Somos culpables de ninguna culpa. Pero así se vive aquí. La sensación crece y las manos tiemblan y el sueño llega y el agotamiento: las tardes de calor insoportable y el tratar de dormir. No es evadirse, es descansar. El agua. El alcohol y todas las cosas que nos ayudan a vivir. El teléfono que nunca suena, las noches y las horas muertas y levantarse. La gente se fue. No sé si la corrí o ellos se fueron. Borrar los números de teléfono y seguir durmiendo. Levantarse. Imaginar un encuentro que no se produce. Mirar. El sol, el calor, la ropa húmeda el sudor. Caminar es imposible. 

Al frente hay una especie de plaza, algunos Árboles. Escaños y gente en el suelo besándose, tocándose, faldas de escolares sintiendo erecciones de sus novios. La libertad. El descaro y yo los miro con perversidad y después con análisis. Tanto ha cambiado. Tanto se puede hacer. A nadie le importa y me gusta. Algunos días atravieso esa plaza temprano en la mañana y hay grupos de estudiantes fumando porro. Se ríen las niñas como sintiendo el hacer una maldad. El uniforme y el olor. Miro sin censura: anhelo fumar sin culpa. Pero… qué pensaran mis pacientes?

– hola, qué hacen?

E imagino me invitan. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s