Grandes Exitos

Natalia.

Posted in ficciones, relato by Alfredo on 6 diciembre, 2013

1000-pound-bend-3_RESIZED_jpg_643x450_crop_upscale_q85

imaginemos por un momento que las cosas suceden. nada es como habiamos imaginado, pero supongamos que en algun viaje a esa ciudad las cosas pasaran como queremos, que las gentes tienen el don de gente y no existieran los prejuicios, para recordar que nos conociamos de hace muchos años, por la cercania que ofrece una pantalla, que puede unir lo inexistente, excepto cuando se necesita.

llegar a la capital del pais quizas no fue tu deseo primario, pero sabias -eso lo imaginamos- que estarias obligada aunque la separacion de tus padres hizo mas facil ya que el ocio de tu madre necesitaba que te usentaras. y la compra del departamento no fue dificil: te visoitaria un par de veces para saber como estabas y estarias feliz. sola en un principio, caminando, conociendo, postulando, hasta que te aceptaran y fuiste feliz. se terminarian los viernes encerrada en el departamento buscando cosas raras en la net para compartir con tus amigos que estaban lejos, hasta que llegaron los nuevos amigos, de la misma disciplina, aunque pegada a tu pueblo y sintiendote tambien parte de la nueva ciudad.

fue ahi cuando se produjo el cambio: dejaste de soñar y descubriste la realidad. y te gustó mas la realidad, es tangencial, tangible, y produce alegrias con esa campañia de los mensajes de telefono y las cervezas de los fines de semana en tu departamento vacio. aprendiste que al ser aceptada podias ser tan vulgar y extraña a la vez, sacandote fotos y mezclar tu candidez adolescente con la nueva tu que aparecia, esa que le gusta la realidad. eso podemos imaginar de lo que pasa, con tu forma especial de hablar y las cosas que me gustaria (nos gustaria) saber de ti y de mi (de nosotros). como cuando te compraste la bicicleta. dejaste de ser la niña que paseaba por su ciudad a transformarte en el estandarte de la realidad: cada dia menos en la net y mas pedaleando por tu comuna hacia la oficina en las que estan tus compañeros y amigos.

suponemos que te volviste alegre. ganaste aceptacion y perdiste lo que alguna vez fuiste. suponemos que estas ocupada, llegas cansada ya a encender el computador y ver algo de TV, que es lo que te queda de los viejos tiempos. al lado tu nuevo telefono sonando con los innumerables mensajes que te llegan, para comentar cualquier cosa. sabes que en el fondo te quieren. sabes que eres aceptada y puedes ser comun y diferente y que tu personalidad llama la atencion, como la suma de todos los que conociste y absorbiste. una especie de canibalismo intelectual. al final de los dias estas contenta. sabias (eso lo suponemos) que iba a llegar el dia en que se reunieran a alcoholizarse y se mezclarian todos, sin sexo eso sí, por eso al dia siguiente te miraste los labios secos, tus dientes grandes, tus ojos grandes, tu pelo oscuro que te gustaria tener de varios colores; y pensarás que para tus años tienes todo lo que quieres.

te sorprendio descubrir lo facil que es hacer que algun sujeto tenga ganas de besarte. sabes que son tus ganas, pero parecen que ellos quieren, porque asi debia ser. equilibras tus ganas de follar con enredos de abrazos y pintura corrida con aliento a alcohol de vez en cuando. ya nada importa, el afecto esta en tu tierra natal, las ganas cada vez que tu quieras. suponemos que en trabajar, festejar, besar, excitarte se te va la vida. ya olvidaste la soledad grata en la que creias que te gustaba estar. borraste todo eso y los nuevos no lo conocen. son todos felices dibujando, imaginando, discutiendo, planificando, irreverenciando…

algunos viajan. imaginan contactarte. conocerte. hablar. reir. compartir un cigarro. él quiere verte de noche para embriagarse; tu no lo supones y sonries, vestida como imaginas que le gustaria. el se para del cafe. va al baño a respirar nervioso, llega, se sienta, te mira a los ojos. tu hablas y cuentas y preguntas, miras la hora en tu telefono, te acomodas las flores y te vas. dices que tienes que irte. él prefiere quedarse un momento. no te importa, sales del lugar y el no mira cuando te alejas. sigue imaginando que pudo ser distinto. pensaba que podian caminar fumando, pero te ibas.

y eso era todo?

sabiamos que te aburririas. porque siempre pasa lo mismo.

tu telefono suena.

vuelves es a tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s