Grandes Exitos

Ambulancia

Posted in absurdo, crap, ficciones, ideas, ocio, relato by Alfredo on 19 octubre, 2013

Madrugada. Los mismos sonidos de siempre. Las respiraciones. Mi respiración. Un zumbido de silencio. Una ambulancia. Como se que es ambulancia?, no tengo idea. Pero hay pocos ruidos, quizás algo de frío. Dan ganas de bajar las escaleras de este edificio y salir a recorrer la ciudad, en carretera hasta algún punto que indique y sentir el miedo de la pista vacía y las luces tenues. En invierno solía viajar de madrugada, como a las 5, para llegar a mi destino a las 8. 300 kilómetros de frío, niebla, soledad, música, sueño, mucho sueño y los buses que adelantan hasta llegar al peaje. Después todo se complicaba, por la niebla.

Ahora, que es primavera, podría ir hasta la bencinera que queda fuera de la ciudad. Me bajaría y compraría aló, no sé, un café o uno de esos hot dogs repleto de bacterias de la máquina que gira. Me gustan, me gustan. Estaría un momento, media hora, y volvería. Pensaría muchas cosas: el silencio obliga a estar con uno mismo. Esa tarea es compleja. Volvería en una hora y me preguntaría donde he estado. Prefiero evitar esa conversación. Las carreteras tienen un encanto inefable, como de lugar de encuentro. No podría decir con certeza encuentro de que o con qué, pero esta la creencia de que en los viajes en carretera algo se aprende. Sólo un lugar común más, no aprendemos nada. Seguimos por donde nos toca: pensar y darme vueltas. Escapar no sería difícil, pero hay que ser valiente. Hay que decidirse y dejar de pensar en los demás. Enfocarse solo en uno, pero somos débiles, empaticos, preocupados. Voy por un café que hoy compre y lo pongo en la máquina. No debo dormir, pienso, porque cerrar los ojos (esta vez) será sin retorno y el pánico se apodera rápidamente en el momento en que los párpados pesan y los ojos se cierran. Una pierna se dobla y me desplomo por el suelo, me caigo e intento sostenerme de algún mueble pero no puedo (pienso que el sonido podría despertar a alguien) y no logro descubrir i me arrepiento o no, sólo los ojos que se cierran, cada vez con más fuerza. Pienso, que es lo último que hago, en las despedidas y sonrio. Tengo miedo y no puedo hablar ni gritar ni mover los brazos, sólo los ojos se mueven y se cierran y algo se estrecha en mi cabeza. Pienso en el café y ls sonidos, que puede que extrañe. No lo se a ciencia cierta, si al final solo alcanzo a no saber si me arrepiento.

No se sí me arrepiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s