Grandes Exitos

juegos

Posted in relato by Alfredo on 18 octubre, 2012

intentemos un juego, un juego simple, volver a enviar cartas a personas que algunas vez pasaron por nuestras vidas. cuantas contestarían? cuantas recordarían?, cuantas se sorprenderían?. no parece difícil: un ejercicio de ocio, ni siquiera nostalgia. nuestro personaje, por tanto, en un acto de impulsividad -tenia algunas preocupaciones que le consumían el alma- realizó lo expuesto. Nunca supe como le fue: su reserva frente a lo que hacia me permitía intuir muchas veces algo ambiguo, un riesgo a correr, estupidez sin freno, un deseo de torcer al tiempo. No le pregunté. intenté ver algun signo en su rostro cuando lo busqué solo para saber que habia sucedido.

no encontré nada.

puede que no le haya ido bien, que no haya intentado nada. que jugar con los pasos ya caminados no es lo mismo para las personas. El siguió con su vida (quien sabe que pensaría de todo) y yo observaba con curiosidad. podría imitarlo. supe, con el tiempo, que era un suicida frustrado y eso le generaba algunos sentimientos que no podía definir. quizas retroceder el tiempo era una forma de no vivir: quedarse estancado en un pedazo de tiempo, como los que realizan viajes en el tiempo, quedando atrapados en la paradoja, no pudiendo nunca salir de ese eterno volver al pasado y al punto de partida.

pero no le resultó.

la próxima vez que lo encuentre caminando lo saludaré con mas efusividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s