Grandes Exitos

por que no puedo tener la guinda?

Posted in anecdotas, bitacora de vida, confesiones, conspiraciones, humor by Alfredo on 22 septiembre, 2011

Hay cosas que no entiendo, quizas por la sencilla razon de: o no comprendo los codigos o simplemente confio rapido en personas que no debo. Mi dependencia me conduce a adherirme a cercanos, lo cual lo hago de forma sutil; no obstante, peco de ingenuidad, dañando mi sensibilidad deteriorada. Hay actitudes que me molestan, pero ya no sé si son normales o yo el sensible. todo este panorama -que no es tan grave, pero molesta- me conduce a la bifurcacion, a la trama existencial: que camino tomar. Porque adaptarse no es complejo, solo hay que comprender las reglas del juego y seguirlas. Sacar o no provecho es una eleccion etica, pero al final se trata de adaptación.

y es en este camino, el entrecruce de todas las normas consuetudinarias, donde a veces nos perdemos. O yo me pierdo. A la distancia logro observar los movimientos geograficos y como las piezas se acomodan. Decido, por lo tanto, volver al punto de partida. Es mas comodo, mas seguro y sin tanto espacio ambiguo que permite la entrada a la especulación. me limita, pero sera tambien una forma de aprendizaje. lo menciono porque eventos desafortunados abrieron el espacio para desarrollar algunas nuevas artes que si bien no me gustan, forman parte de la existencia y por lo tanto, debo utilizar. el arte del sobrevivir.

recuerdo que por un canal de TV transmitian un programa que consistía en que un sujeto era “depositado” en un lugar inospito y sin mas utensilios que agua (mi memoria falla) debía sobrevivir durante un periodo, y él enseñaba tecnicas para aquello. Surge la pregunta si es que la sociedad en sí es posible concebirla como un lugar donde impera la ley del mas fuerte, o del mejor adaptado, o si somos una sociedad en la cual logramos empatizar con las personas anonimas. No lo logro dilucidar, porque pierdo objetividad muy facilmente. sera una pregunta que creo no lograré responder en todos los años que me quedan, o estoy rodeado de gente que no responde a mis requerimientos y aun hay esperanza en el mundo. O debo volverme autarquico, con lo que ello implica: empoderar y desarrollar algunas habilidades.

quejas… si de eso se trata. pensaba en que ayer sucedieron eventos afortunados, los que me sorprendieron, puesto que tomé algunas decisiones y logré empoderarme. Pero, al final del día, algo no resultó bien. me pregunté, ya con risa por la situación, el por qué no puedo terminar el postre con la guinda, que es la metáfora de un evento en el cual nada falla. Creo que no habrá respuesta, aunque es imposible tambien intentar explicar eventos aislados e intentar unirlos: podemos caer en realizar correlaciones causales erroneas. Al final, solo dejarse llevar por el devenir de los dias, del tiempo, que para algunos existe y para otros no. Puede ser tan simple solamente “ser” y no preguntar nada?, no deternernos en nada?. Estoy viejo ya para reflexiones adolescentes, pero la inmadurez o la dificultad de aceptar la propuesta existencial insisten y hacen emerger las preguntas que no se detendran. O, será tan necesario obtener la guinda despues de todo?

recuerdo que alguna vez fui a consultar a un oráculo medico. Buscaba respuestas y dentro de todas las estupideces que me dijo (pensaba en ese momento “10 años de universidad para decirme esta cantidad irrepetible de tonteras) algo “me hizo sentido”:

– es que… no entiendo… pero no puedo. lo intento, pero todo me afecta.

– que opinion tienes de la gente? -me pregunta con cara de preludio a la verdad absoluta.

– no entiendo la pregunta…

– que te parecen las personas… te caen mal, te molestan, les tienes miedo…

– no me importan, en realidad puedo reconocer que instrumentalizo la mayoria de las relaciones. Y si no lo hago, me falta espontaneidad… esos guiones que todos parecen manejar para tener respuestas para todo. se ha dado cuenta en cuando se reunen desconocidas, siempre logran hablar de lo que sea? Yo no puedo… (esa es mi forma de hablar, advierto)

– el problema con tu falta de espontaneidad que me dices -me responde solemne- es que para todo tu buscas un objetivo. Y como lo trivial no tiene finalidad, no sabes que hacer…

(…)

y tenia razón. ahora, cambiar eso… busco la guinda. es la porfía, el sentido. hay una frase de una cancion que en sus imágenes expone la porfía, el deseo insano, por llamarlo de alguna forma. Pero es solo una reflexión, afortunadamente, me encuentro bien. Pero algo pasó hoy que me molestó demasiado. en la tarde, ya es otro tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s