Grandes Exitos

espejo

Posted in ficciones, relato by Alfredo on 17 febrero, 2011

El sujeto que estaba parado junto a mi limpiaba sus lentes, tranquilo, con una calma casi desconocida para estos tiempos tan caóticos, tan acelerados. Lo miraba y fue en ese momento que descubrí que soy invisible. No fue facil, pero mi cercanía y su poca perturbación me dio una pista.

Después pase a lo clásico, a lo obvio; el espejo. No fue extraño verme y saber que solo yo puedo ver mi corporalidad. Surgió inmediatamente la duda: pensar y la necesidad de comprobar si lo que ya sabia era/es cierro o no; verme reflejado no prueba nada, sabemos que la realidad la determina nuestra percepción. Que yo me vea no implica que exista. Podría estar en coma imaginando, pero no recordaba algún accidente que me haya dejado asi.

No quise preguntar a los conocidos porque si me respondían de todas formas no sabría con certeza si imagine la respuesta o si fue real; me encontraba atrapado en in loop infinito, del cual no lograba la forma de comprobar. No quería saber para cambiar mi estado, solo comprobar mediante praxis y aceptar estoico mi invisibilidad. No era nueva esta sensación, pero esta vez necesitaba tan solo una respuesta.

El problema es que no sabia como conseguirla.

Si seguía aprendiendo de mantener distancia y limites podría no cuestionarme la invisibilidad, pero sentir cercanía genera una sensación que cuando se pierde… me veo cada hora al espejo. Y los demás siguen vivos sin verme. Como que no importara, puede que me crean muerto, perdido, que viaje. No puedo preguntar porque no me ven. Verme y no ser visto es la tragedia, podría quedar ciego pero no pasara; solo el espejo me refleja y me reflejo y reflejo un rostro ya conocido para mi, pero nebuloso para el, que día a día repite el mismo ritual. Yo cumplo. Soy objetivo y devuelvo lo que debo.

No esta en mi resolver.

Pero nos cuidamos: el que se rompa primero destruye al otro.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Perséfone said, on 20 febrero, 2011 at 0:27

    Yo sí te veo. Pero, tal vez tú imaginas que te vemos, entonces, yo realmente no existo sino que sólo soy una extensión de tus desvaríos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s