Grandes Exitos

Wikileaks y Facebook: dos caras de la misma moneda


Cuando llego la net y TV cable a mi pueblo (corría el 93-94), parecía que las cosas iban a cambiar. Se habría un mundo, y este daba la impresión de tomar un giro inesperado. Era la maravilla de la conexión, de la inmediatez, de la información; así haya sido que las primeras “páginas” (de eso forma se nombraban en aquel entonces) eran un desastre y de poco serio contenido. Se hablaba de la web, del mundo en nuestra manos. Ingresábamos lentamente a la globalización, al pseudo post-modernismo, y surgía la pregunta “cambio de época o época de cambios?“.

Aparecían los signos de la globalización, la perdida de identidad local y el acceso infinito a la info. La información, que entendida desde su teoría (que dista de la pretensa arquitectura de la info) implica la reducción de la incertidumbre; nos conducía por un camino que suponíamos infinito. Para el neófito como yo la net era también entretención, info, ocio, comunicación, conocer distintas miradas. Un gran invento con mucho potencial que ni siquiera imaginaba: mis posturas respecto a la existencia on line han cambiado mucho. Esta demás mencionar los beneficios que reporta, aunado a la creciente masificación y otros males -también- que escapan al tenor de este escrito.

Por lo tanto, conforme pasaron los años, la net se volvió parte importante de un sector de la población, de ahí que no es sorpresa que la revista Time elija al sujeto del año a alguien relacionado con la net. Fue, como se sabe, el fundador de Facebook. Y puede entenderse su importancia: estableció una plataforma utilizada por varios que cambio la forma de comunicarnos, logrando inmediatez, sacar lo exhibicionista-voyerista del ser humano, y entregando la posibilidad de formar parte de una comunidad de conectados (porque discrepo que sean comunidad, puesto que no comparten un propósito, solo su inscripción).

Es relevante, pero representa una forma de concebir a la net: negocio, falta de libertad, vigilancia, poca privacidad, obligatoriedad, moda, y alejado de una de las “promesas” de la net, a mi parecer, la mas importante; a saber, el acceso a la información.

Por otra parte, estaba el sujeto que irrumpió el mundo periodístico modificando u generando crisis a gran escala, siendo noticia no por su fortuna o invento, sino por llevar al extremo una visión de la net. Assange, con su Wikileaks, puso en la contingencia la necesidad de conocer (aunque sea por morbo), y también alimento la esperanzas de los conspiracionistas, al decirnos: sus gobiernos les mienten, los noticiaron filtran, y pasan cosas de las que nunca se enteraran. Nos mostró el intervencionismo, los pasillos de las embajadas. Nos dijo: que pasa con la transparencia y sus gobiernos?

Son dos caras de la misma moneda, que representan lo que esperamos y resulto -finalmente- ser la net. Estábamos equivocados: nunca hubo libre acceso a la info. Nunca fue un espacio de libertad. No es casualidad la cantidad de indexadores: todo lo escrito puede ser usado en tu contra. Y las prohibiciones, falta de soporte de wikileaks, la forma en que amazon lo desalojo de sus servidores, y la batalla de los computadores entre ciudadanos y los detractores de wikileaks, con los ataques Ddos…

He ahí la elección del Time: no nos gusta mirar la realidad, solo las fotos y fisgonear al resto (sin considerar el tema publicitario y otros topicos).

Que sigan mirando Facebook. El mundo es un lugar feo, que es mejor no ver.

Y eso ahora lo confirman.

Saludos pigs…

Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s