Grandes Exitos

Seré yo señor?


hay veces -las cuales son muchas- en que tomamos algunas decisiones buenas o malas. pensamos que nos pueden servir. Algunos, como yo, necesitamos escribir aunque tengamos miles de oidos que nos escuchan, medicos que hacen como que nos escuchan, padres que hacen como que nos escuchan. Pero esta la inmensa necesidad de hablar, de comunicar, de desahogarnos. y qué mejor que el mundo 2.0 para hacerlo: aca nadie te conoce, eres solo un nick y unas letras.

Pero algo falló. Alguien me linkeo con mi nombre.

Lo demas es historia conocida. Me siento estupido, ingenuo, imbecil. En estos momentos de verdad me gustaría desaparecer. Llego a la conclusion de que mi existencia es una serie de errores encadenados que me conducen a no se donde. Siempre que lo analizo, yo tengo la culpa. La culpa, ese invento tan poco generoso. Tengo momentos buenos: mis alumnos hacen como que me quieren y hago como que les creo. Las mentiras forman parte de este entramado mundo. tarde o temprano, mi inocencia se iba a romper. Creia -ese es mi defecto- creia que las cosas eran derechas. Que habia normas, codigos. Y si yo los rompi?, debo pagar.

Y es el momento de la evaluacion, de pensar en ue debi cuidar mejor las cosas. Como quien comete un crimen, debe cuidar cada detalle, para no dejar evidencia de su cometido. pero el delincuente sabe lo que hace. Algunos solo actuamos: creemos en los apretones de manos, en las miradas, en las sonrisas; no obstante, este es un mundo de adultos egoistas, donde hay prioridades, frente a las cuales cada qien vela por si mismo, y por la amante que le da sexo gratis. O por el amigo, o por el sostenedor, o por el que supervisa, o por el jefe o por quien sea que le cnvenga. Todos los demas somos seres sobrantes. nadie es indispensable. Nadie es importante. somos una seguidilla de oportunidades para alguien: somos transaccion, funcionales.

Y quien es ingenuo, cae. Abrir los ojos es una tragedia. El doc me decia “no digas nunca, la vida a veces te entrega la respuesta sin querer”. Y yo pensaba que ese viejo -al cual le pago- me dice puras idioteces.

Pero tenia razon.

su historia es simple. La resumiré para no agotarles. El era medico y los despidieron porque se enfrentó a otro medico militar en tiempos de la dictadura. Acto seguido, fue despedido sin mayores explicaciones. me contaba que deseaba cerrar el circulo y que no podia dejar de pensar en las razones que nunca le dijeron, aunque algo intuia.

años despues, instaurada la democracia en chile, fue al mismo lugar a solicitar trabajo. “sin rencores”, me dijo; vio a quien lo despidio y el paso de los años, al parecer, permite elaborar situaciones. Se encoentraron, saludaron, y despues de algunos minutos, fue contratado.

El no quiso tocar el tema, si bien la curiosidad es grande, llega el momento -me decia- que ya no vale la pena hurgar en situaciones antiguas. El ya habia superado y le importaba poco saber. Luego de algun tiempo, su superior lo llama. Imagino una oficina muy formal -en un hospital-, le invita a tomar asiento y le menciona que no le puede decir nada, pero que le entrega este papel. El doc, sorprendido, lo acepta.

– no me preguntes como lo consegui -le dijo. es para ti.

10 años despues, leyo aquel documento en que venia la sorpresa: lo habian despedido por que la CNI en esos años consideraba que el era un peligro para la institucion, para el hospital de dicha ciudad. El doc estalla en risa y me comenta que no podia salir del asombro. “yo alegaba mucho en contra del regimen…”.

puede que algun dia las cosas se tornen a tu favor, me decia. El, con los años, contaba que tenia guardado el documento y que esa historia habia pasado a formar parte del anecdotario; no obstante, tuvo sus momentos de debilidad tratando de explicarse cosas que no tenian respuestas. El viejo adagio “la vida da muchas vueltas”.

me equivoco tanto que creo que la vida no es para mi. A mis años de edad, aun no aprendo a vivir.

pero quien sabe, tal vez la vida tiene algo preparado para mi: un atropello, un asalto y una estocada en mis pulmones, una pelea a golpes y quede paralitico, un estado de desesperanza y una cuerda; quizas una enfermedad incurable. Pero algo sucedera. debo tener fe.

pero la culpa me invade. soy yo quien se equivoca. soy yo quien paga por todo.

pero la vida sigue.

soy yo quien no quiere seguirla.

saludos pigs…

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Trackback said, on 25 noviembre, 2009 at 17:46

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s